La causa de las enfermedades

fibromialgia
Sí algo hace desorientado/confundido  al enfermo de fibromialgia, al familiar, al amigo es el hecho de no saber de donde proviene la enfermedad, estas dudas hacen que el enfermo dude de su propia capacidad ya que al ser una enfermedad desconcertante con múltiples sintomas no suele comprender o le cuesta asimilar lo que es la enfermedad en sí.

Esto provoca años de búsqueda sobre una causa que realmente no existe y que le hace sentirse diferente, pero lo que desconoce es que existen enfermedades más comunes en las que se desconocen sus causas.

-Hipertensión Arterial :Aunque todavía no se conocen las causas específicas que provocan la hipertensión arterial, sí se ha relacionado con una serie de factores que suelen estar presentes en la mayoría de las personas que la sufren. Fuente: Demedicina.com.

-Esclerosis múltiple: No se sabe exactamente qué causa la EM.  El pensamiento más frecuente es que los culpables son un virus o un defecto genético, o ambos. Los factores ambientales también juegan un papel. Fuente: Biblioteca nacional de los E.E.U.U.

-Cistitis intersticial: Las mujeres tienen una probabilidad 10 veces mayor que los hombres de padecer esta enfermedad. La causa exacta de esta afección se desconoce .Fuente: Biblioteca nacional de los E.E.U.U.

-Lupus:La causa del lupus eritematoso sigue siendo desconocida .Fuente: Demedicina.com
Y así podría seguir con una larga lista de enfermedades, este articulo está escrito para que los enfermos diagnosticados con esta afección dejen de sentir que no por no tener una causa es una enfermedad de la que se haya sentir confudido.

La fibromialgia como multitud de enfermedades con las que no estamos familiarizados no tiene una CAUSA concreta.

Espero que este articulo a tí como enfermo te ayude a avanzar en tu autocuidado y dejes meses de preguntas a un lado que sencillamente no tienen respuestas en medicina.
Y a ti amigo, pareja, profesional que tengas que convivir con un enfermo con fibromialgia que conozcas que el hecho de no tener una CAUSA sea una invención ya has podido comprobar como enfermedades totalmente normalizadas en la sociedad no son causa de discriminación o de comentarios poco acertados.

Deseo poder haberos ayudado a todos, que el hecho de desconocer sus causas no os os frene y avancéis hacía el estudio de que es la enfermedad, el autoconocimiento, con el fin de que tengáis una calidad de vida adecuada y no interfiera en otros ámbitos de vuestra vida.

Carmen Martín Pérez

No me enseñes a nadar a contracorriente

Cualquier día de mi vida, cerca de la orilla en una quietud mansa y soleada me vi sorprendida por una gran ola que me llevó a las profundidades oscuras del mar más embravecido y turbio que jamás pensé que hubiera podido existir.
Mis energías me llevaron a flote y me encontré en medio de un océano que me permitía respirar soledad quietud y calma, el sol me iluminaba, pero pocó tardó en llegar a esa alta mar una gran ola que me sumergió en las profundidades de un oceano que no me permitia visualizar ni comprender nada.

Una y otra vez se sucedieron estas idas y venidas: las que me permitían respirar y las que me ahogaban sin encontrar razón ninguna.
Dejé de hacerme preguntas, con el tiempo necesario para reflexionar.

Agotada, exhausta, encontré un pequeño cascarón de nuez que me sacó a flote y convertí en mi paraiso, construí unas velas con jirones de mi propia camisa, y con mis escasas pero inquebrantables fuerzas convertí mis manos en remos que me llevaban hacía donde quería ir.
Una isla llamada esperanza, una isla que representaba mis sueños a pesar de las embestidas cruentas y agónicas.
No me enseñes a nadar a contracorriente, ayúdame en medida de lo que puedas a hacer más fácil mi travesía, yo me encargaré de sacar las fuerzas de mi interior para continuar y a la vez dejar espacio para ti en mi camino.
No me repitas incesantemente que la vida es difícil, que la enfermedad se supera, yo la supero pero no niegues el agua al sediento.
No niegues mi esfuerzo, no niegues mi valor.
Porque no hay mayor ciego que el que no quiere ver y yo a pesar de estar en la oscuridad del océano abismal siempre he visto la luz, la luz de la esperanza.
¿ Y tú eres capaz de ver la tormenta y que después de cada una de ellas te tiendo mi mano para que que vengas a mi isla llamada esperanza?
Te espero, si abres los ojos, no está tan lejos, justo esta a tu lado.
© Carmen Martín

Entradas populares